Llega el invierno y las humedades en casa, ¿sabes como acabar con ellas?
November 16, 2014
Trámite de Herencias en la Comunidad de Madrid: guía para realizar su tramitación paso a paso
July 12, 2016
Mostrar todo

Cuidado con las low cost

simbolo_casaLa tan renombrada crisis ha traído al mercado la aparición de numerosas empresas low-cost en todos los sectores. Pero dado que nuestro sector es el de la administración de fincas, nos vamos a dedicar a hablar de los administradores de fincas low-cost.

Una forma de abrirse paso en nuestro sector es el de ofrecer un precio más barato que la competencia y, en estos tiempos, cuando escuchamos que nos ofrecen lo mismo por menos dinero, se activa en nuestra mente un mecanismo que nos empuja con curiosidad hacia la estupenda oferta.

Siempre se ha dicho que el papel lo aguanta todo y no paramos de ver presupuestos de empresas de administración de fincas que buzonean por toda su zona de influencia, presupuestos de servicios que son imposibles de cumplir a esos precios que proponen, al menos a medio y largo plazo.

Normalmente su apuesta más seria es que, además de reducir drásticamente los costes de administración, eliminan los costes de fotocopias y reducen el resto de gastos de la comunidad tales como la limpieza, el mantenimiento del ascensor, el seguro, el mantenimiento de la antena de televisión y portero automático y hasta la factura de la luz. Normalmente trabajan con empresas afines con las que tienen algún acuerdo de colaboración mercantil por las cuales son retribuidos por captación e incluso por cartera, que también son low-cost.

Una vez captada la comunidad y realizados los trabajos iniciales de recopilación de datos, petición de presupuestos de absolutamente todo, comienza la operación de optimización económica de la comunidad.

«Este de la empresa de ascensores es muy caro, yo tengo una empresa que da el mismo o mejor servicio y cobra la mitad»….»Este seguro es muy caro, yo trabajo con otra compañía de seguros que es mucho más barata y con más coberturas»…, etc,….,»Yo trabajo con un abogado que no les cobra nada por llevar las demandas de los impagados y sólo cobra cuando se le cobra al moroso»…

El resultado después de un par de años, si la comunidad no presenta ningún problema extraordinario que precise de una gestión profesional que no les conduzca al fracaso más estrepitoso, la comunidad ha cambiado todos sus servicios y ha reducido sus costes y las cuotas de los comuneros, que se alegran y enorgullecen de ello,…, hasta que de repente empiezan a aparecer los problemas…»El motor del ascensor y el cuadro de maniobras precisan ser cambiados,…., son los de origen y no existen piezas de repuesto ya y en la próxima avería se quedarán sin servicio», lo que verdaderamente ha ocurrido es que la empresa anterior con lo que cobraba revisaba el ascensor, como mínimo, una vez al mes y procedía con la comprobación de todos los elementos del sistema y engrasaba adecuadamente los engranajes del aparato elevador. Con la nueva empresa, «low-cost» que nos ha recomendado nuestro nuevo administrador «low-cost», el servicio lo prestan una vez cada tres o cuatro meses, no revisan las averías recurrentes y se limitan a cambiar y facturar piezas, porque no reparan nada o casi nada, dado que con el importe que cobran, no se lo pueden permitir y de repente el Sr. Presidente de este año, que se fija mucho en todo, comprueba que su contrato no es un todo riesgo como el que tenían antes, sino que cubre muchas menos piezas que ahora tienen que pagar y echando números descubre que el servicio «low-cost» les va a salir por 10 o 20 veces el importe que pagaban antes, eso si, ahora les instalarán un motor y cuadro de maniobras nuevo que se ha estropeado ya por los años que tenía y que la anterior empresa de mantenimiento venía reparando y manteniendo sin más costes añadidos. Además, se firmó un contrato de 5 años con una fuerte penalización por indemnización, en caso de rescisión anticipada, para garantizar el mejor precio del mantenimiento. La conclusión es que hemos reducido la vida útil de nuestro aparato elevador, que ahora tenemos que realizar una inversión que supone hasta 20 veces la cantidad que «supuestamente» nos hemos ahorrado y nadie nos había informado de ello. Además, al visitar el cuarto de máquinas, nos encontramos todo sucio, lleno de grasa, de colillas, de trozos de papel aluminio (restos de bocadillos), porque allí comían cuando les tocaba los operarios y no han recogido nada,…., todas las piezas cambiadas de los dos últimos años, se amontonan en un rincón, «para que vean Vds. que las hemos cambiado»,…. el cuadro eléctrico presenta todo tipo de empalmes, sin rigor y sin orden y la máquina presenta un estado de oxidación avanzado.

Pero el nuevo Sr. Presidente, que es muy tenaz, ante este mosqueo, procede a revisar todos y cada uno de los contratos de la comunidad y las incidencias de los dos últimos años y comprueba lo siguiente:

  • El seguro que tiene la comunidad tiene un capital de continente inferior al que tenían con la póliza anterior y tras consultar con la compañía les indican que se encuentran en situación de infraseguro y que si tienen un gran siniestro sólo les indemnizarán con el 60 o 70% del valor real, dado que están pagando de menos al tener un capital insuficiente. Además, comprueba al hablar con varios vecinos que han tenido siniestros en sus viviendas, que la atención recibida de la compañía ha sido nefasta y que cuando han reclamado al administrador «low-cost», este servicio de reclamaciones no está incluido y tienen que reclamar ellos a la compañía o lo tiene que hacer el Sr. Presidente. La conclusión es que han corrido un riesgo enorme en la comunidad que podría haber terminado en desgracia y que antes, cualquier problema relacionado con el seguro, lo reclamaba el Sr. Administrador, con llamadas, cartas, burofaxes, etc,… y ahora esa gestión, que no se paga, la tienen que realizar ellos. Termina pensando el Sr. Presidente, que no se han ahorrado nada, se han jugado el ahorro «a que no pase nada» y han sufrido las consecuencias de un seguro low-cost.
  • El servicio de mantenimiento de antena de televisión «low-cost», resulta que cuando antes se estropeaba el «telefonillo» te lo cambiaban por uno nuevo y ahora te lo reparan y te dejan el que tienes o, incluso, te lo cobran, porque está dentro de tu casa y es tuyo. Además, nos han cambiado amplificadores que se habían estropeado y nos los han cobrado, porque los que había no tenían reparación y estaban obsoletos, cuando antes nos cambiaban lo que teníamos y no nos cobraban nada por ello. Además, tuvimos el año pasado un problema con el dividendo digital y nos dijeron que teníamos que cambiar todo el cableado y tomas de TV porque si no, las emisoras no se verían correctamente, pero en el edificio de enfrente, que se construyó al mismo tiempo que el nuestro, también se han adaptado al dividendo  digital, han recibido una subvención del estado por ello y no han tenido que cambiar ni cables, ni tomas. El resultado es el mismo que con el ascensor, al final hemos puesto todo nuevo, lo hemos pagado, hemos quitado todas las incidencias al del mantenimiento y cuando necesitamos algo, lo pagamos aparte. El negocio es redondo,…., pero para el del mantenimiento, que con todo nuevo, no tiene ni un aviso de la comunidad.
  • Los impagados de la comunidad no han sido demandados, el abogado que no cobraba nada por adelantado, ni siquiera ha presentado la demanda y nuestro administrador «low-cost» no ha perseguido el asunto y tenemos dos impagados, de cuantía importante ya, que llevan sin pagar dos años, más otro año que llevaban acumulado antes de cambiar de administrador y tenemos que empezar las demandas ahora y de todo esto nos hemos enterado después de reclamar 14 veces al administrador y al abogado.
  • La cuenta de la comunidad está exigua, dado que hemos reducido nuestras cuotas al mínimo, no se ha respetado el fondo de reserva del 5%, debemos facturas a proveedores, dado que los dos morosos no han pagado en dos años y nadie nos ha informado de ello, puesto que los informes de cuentas trimestrales que nos iban a enviar, llegaron los dos primeros trimestres y desde entonces no los hemos vuelto a ver y siempre nos han dicho, a los pocos que hemos preguntado, que todo iba bien y como pagamos mucho menos de comunidad, pues estamos contentos. La sorpresa es que ahora tenemos que subir la comunidad, más cara de lo que estaba antes y tenemos que pagar más recibos extras, de los que ya hemos pagado por todas las reparaciones que hemos hecho y (nos preguntamos) ¿eran necesarias?.

Todos estos incidentes son hechos y datos reales contrastados con comunidades que se han hecho clientes nuestros en los dos últimos años y que nos encontramos en malas condiciones de gestión, con las actas de los dos últimos años sin pasar, con cuentas que no cuadran, con que la contabilidad se hacía con el extracto del banco y que faltan muchas facturas que justifiquen todos los gastos, de hecho, las de agua, luz y teléfono del ascensor, siguen llegando, después de varios años, al antiguo administrador que no ha tenido ninguna en su poder durante varios años y que contabilizaba el gasto mirando el cargo en la cuenta corriente. Los impagados no cuadran, hay que revisarse la cuenta del banco de dos años y cobrar por ese servicio, hay que actualizar los importes de la póliza de seguro, hay que volver a gastarse dinero en el ascensor o en la antena de televisión, o en ambos y hay que comenzar a reclamar judicialmente a los impagados, pagando y contratando unos buenos abogados o con una buena póliza de seguro que se haga cargo de las reclamaciones sin coste alguno para la comunidad, algo que gestionará eficientemente un administrador de fincas colegiado, profesional desde hace tiempo, con una gran preparación y un gran equipo y medios para enfrentarse a cualquier problema, como la adaptación a la Ley de Protección de Datos de Carácter Personal, que la comunidad no tenía y que podría haber tenido importantes sanciones por ello, como revisar que todos los proveedores de la comunidad tengan a todo su personal en regla y su documentación de prevención de riesgos laborales al día, con sus seguros de responsabilidad civil y permisos oficiales para trabajar, como la posibilidad de acceder a múltiples convenios suscritos con empresas a través del Colegio de Administradores de Fincas y beneficiarse, por ejemplo, de gastos bancarios «cero» o subvenciones para la instalación de cámaras de videovigilancia, o para obras de rehabilitación.

Hace muchos años que los comercios de los «chinos» aparecieron en España y nos volvimos locos comprando en estos comercios, pero poco a poco nos hemos ido dando cuenta de que la calidad era pésima y que al poco tiempo teníamos que invertir de nuevo dinero en volver a comprar lo mismo y al final pagábamos más por lo mismo que si hubiéramos comprado desde inicio un producto de calidad, ahora no sale tan barato comprar en los chinos, que abren enormes centros de ventas, con productos, que en muchas ocasiones, salen más caros que los que podamos adquirir a la tienda del barrio de toda la vida, en la ferretería o incluso en un gran almacén, con todas sus garantías, que con los chinos, pocas garantías tenemos y, desde luego, nunca nos devuelven el dinero si algo no nos convence o nos gusta, nos dan un vale.

Si Vd. es vecino de una comunidad y quiere un servicio de calidad, apueste por un administrador de fincas colegiado, con solvencia, profesionalidad y conocido en la plaza, seguro que le saldrá, a medio y largo plazo, más barato que un «low-cost». El refrán, archiconocido, de que nadie «da duros a pesetas», sigue vigente, pero ahora son «euros por céntimos».NUEVOLOGO2015

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

Este sitio usa Akismet para reducir el spam. Aprende cómo se procesan los datos de tus comentarios.

This template supports the sidebar's widgets. Add one or use Full Width layout.

Utilizamos cookies de terceros para evaluar el uso que se hace de nuestra página Web y la actividad general de la misma. Si usted continua navegando, consideramos que acepta su uso. Puede cambiar la configuración y obtener más información haciendo clic aquí

Las opciones de cookie en este sitio web están configuradas para "permitir cookies" para ofrecerte una mejor experiéncia de navegación. Si sigues utilizando este sitio web sin cambiar tus opciones o haces clic en "Aceptar" estarás consintiendo las cookies de este sitio.

Cerrar